Fusionar la ética con la política…


Editorial de Rebeldía. Año 7, número 67, 2009

En el mundo que está por hacerse, a diferencia de éste y los anteriores, cuya hechura se adjudica a dioses varios, cuando alguien pregunte ‘quién hizo este mundo’, la respuesta será “Nadie”.
Y para adivinar ese mundo y empezar a construirlo, es necesario ver muy lejos en la geografía del tiempo.
Quien está arriba es de mira corta y se equivoca cuando confunde a un espejo con un largavistas.
Quien está abajo, “nadie” ni siquiera se para en las puntas de los pies para adivinar lo que sigue.
Porque el largavistas del rebelde ni siquiera sirve para ver unos pasos adelante.
No es más que un caleidoscopio, donde las figuras y los colores, cómplices unas y otros con la luz,
no son herramientas de profeta, sino una intuición: el mundo, la historia, la vida,
tendrá formas y modos que no conocemos aún, pero deseamos.
Con su caleidoscopio, el rebelde ve más lejos que el Poderoso con su largavistas digital: ve el mañana.
(Subcomandante Insurgente Marcos: Otra geografía)

Sigue leyendo