Ciudad Juárez: La cosecha de violencia y dolor

Carlos Marentes

Recientemente he visto tres imágenes en la televisión que me han partido el alma.

En la primera, aparece un numeroso grupo de veracruzanos partiendo de regreso a su tierra después de muchos años de vivir en Ciudad Juárez, a donde habían llegado intentando escapar de la pobreza. Se trata de familias enteras que llevan niñas y niños que nacieron y crecieron en la frontera. Muchas de estas niñas y niños van de regreso a una tierra que solo conocen por lo que les han platicado sus padres y madres migrantes. Son veracruzanas y veracruzanos que llegaron en busca de empleo, de una vida mejor. En Ciudad Juárez trabajaron arduamente en las maquiladoras, en la construcción y en trabajos domésticos. Y con su fuerza de trabajo, también nos trajeron sus formas de vida, su espíritu alegre, sus tradiciones y su comida, hasta que la violencia los expulsó. Es el éxodo del miedo.

Sigue leyendo