Presentación en el III Encuentro Mundial de los Movimientos Populares

saludo-al-santo-padre-3-11-05-2016-8h

Salutación al Papa Francisco durante el 3er. Encuentro Mundial de los Movimientos Populares en la magna ceremonia de clausura en el Aula Paulo VI.
Foto L’Osservatore Romano, Sábado 5 de noviembre 2016.


Una de las señales más ominosas de la perversidad del capital es la masa de gente sin país que Naciones Unidas estima conservadoramente en 244 millones de seres humanos, que es el tema que nos ocupa esta mañana, este día: Los migrantes y los refugiados.

La migración involuntaria hoy se nos presenta como las trágicas consecuencias de la guerra, de los desastres causados por la devastación climática y los daños al medioambiental, por la violencia del crimen, por la injusticia económica y por la discriminación social. Todo esto, junto o separado, provoca la desestabilización de las comunidades, de la convivencia familiar y colectiva y por lo tanto causa el desplazamiento de sus miembros más capaces que pueden huir en busca de la sobrevivencia.

Sigue leyendo

Anuncios

Carta desde la cárcel de Birmingham

Dr. King arrested 1958 Montgomery Foto tomada en Montgomery, Alabama en 1958 por Charles Moore.

Hace cincuenta años, Martin Luther King, Jr., escribió una carta a un grupo de líderes religiosos mientras se encontraba encarcelado en Birmingham, Alabama. En dicha carta, el Dr. King expone su concepción de la lucha no-violenta y su relación con la acción directa. Se trata de un importante documento para todas y todos aquellos interesados en los movimientos sociales y en la experiencia del movimiento por los derechos civiles encabezado por el Dr. King. Al final, aparece el enlace para el documento original en inglés con importantes anotaciones.

Dr. Martin Luther King, Jr.

16 de abril de 1963

Estimados compañeros clérigos,

Estando confinado aquí, en la cárcel de Birmingham, he tenido la oportunidad de leer su reciente declaración calificando nuestras presentes acciones de “poco inteligentes e inoportunas”. Pocas veces me detengo a contestar a las críticas dirigidas contra mi trabajo o mis ideas. Si respondiera a todas las críticas que llegan a mi mesa, a mis secretarias no les quedaría apenas tiempo en el día para otra cosa que no fuera ese tipo de correspondencia, y yo no tendría horas en el día para hacer trabajo constructivo alguno. Pero como creo que son ustedes hombres de buenas intenciones y de que sus críticas son sinceras, quiero tratar de responder a su carta de una manera que confío en que sea razonable y paciente.
Sigue leyendo